BERLINERARENA
Berlin 2006

Cuando regresaron a su maisonette, no podían imaginar encontar al enorme Oktopus que había entrado en su vivienda y que bajaba por las escaleras desde la planta superior, en un intento de hacerse con la casa, sus objetos y sus habitantes… Tras muchos esfuerzos Ned redujó al bicho a la zona de la escalera, evitando que entrara en la cocina y en los dormitorios de los niños. Pero el Oktopus ya había ocupado parte de la casa.

Cliente: Privado, Berlin
Arquitectos: Wilk-Salinas Architekten
Colaboradores: Frank Henze
Carpintero: Johannes Dziadek, FRI, Berlin
Fotos: Torsten Seidel y Wilk-Salinas